¿Deberías combinar cuentas bancarias cuando te cases?

Las cuentas bancarias conjuntas eran la norma para las parejas casadas en el pasado, pero hoy en día muchos socios consideran soluciones bancarias alternativas para sus familias.

Te enfrentarás a muchas decisiones cuando unes tu vida con tu pareja matrimonial. Una de las decisiones más importantes que deberás tomar, al menos desde un punto de vista financiero, es si deseas combinar cuentas bancarias después de casarte. Como ocurre con muchas decisiones financieras, existen ventajas y desventajas al compartir cuentas bancarias con tu cónyuge. Es importante considerar estos detalles junto con los aspectos únicos de vuestra relación antes de decidir si abrir cuentas bancarias conjuntas con tu pareja es lo más adecuado para vuestra relación.

Te puede interesar saber: ¿Qué sucede cuando un banco quiebra?

¿Cómo funcionan las cuentas bancarias conjuntas?

Una cuenta bancaria conjunta es una cuenta de depósito, como una cuenta corriente o de ahorros, que tú y otra persona abren juntos en un banco o cooperativa de crédito. Cuando abres una cuenta bancaria conjunta con tu cónyuge, tanto tú como tu pareja comparten la propiedad igual de la cuenta.

Ambos propietarios de una cuenta bancaria conjunta tienen la capacidad de realizar depósitos o retirar fondos sin la aprobación del otro titular de la cuenta. Por lo tanto, solo deberías considerar abrir una cuenta bancaria compartida si tienes una relación comprometida y de confianza con las demás personas.

Pros y contras de las cuentas bancarias conjuntas

Existen posibles beneficios y desventajas al combinar cuentas bancarias con tu pareja cuando os casáis. A continuación, se presentan algunos pros y contras de tener una cuenta bancaria conjunta con tu cónyuge que debes considerar de antemano.

Pros

  • Transparencia financiera: las cuentas bancarias combinadas pueden brindar responsabilidad y transparencia a las parejas.
  • Presupuesto simplificado: cuando combinas las finanzas en una sola cuenta, el presupuesto del hogar puede ser más fácil de manejar.
  • Ahorros combinados: Ahorrar dinero para objetivos conjuntos puede ser más fácil cuando tú y tu cónyuge comparten una cuenta de ahorros.
  • Mantener el acceso: si uno de los cónyuges se enferma, se lesiona o fallece, mantener sus fondos en una cuenta conjunta debería garantizar que tú (o tu cónyuge) tengas acceso total al dinero de la otra persona en tiempos de crisis.
  • Evitar tarifas: es posible que pueda evitar tarifas bancarias mensuales en ciertas instituciones financieras manteniendo un saldo mínimo en su cuenta corriente o de ahorros, una tarea que podría ser más fácil cuando combina tus finanzas con otra persona.

Contenido relacionado: Cómo cerrar una cuenta bancaria

Contras

  • Potencial de abuso: una pareja que no es de confianza podría aprovechar las cuentas bancarias combinadas para manipular o abusar de su cónyuge.
  • Podrían surgir discusiones: Uno de los temas más comunes sobre los que las parejas discuten es el dinero, especialmente cuando los socios tienen diferentes estilos de gasto. Podría ser preferible mantener cierta independencia financiera a través de cuentas separadas si las cuentas conjuntas dan lugar a discusiones frecuentes sobre cómo la otra persona gasta su dinero.
  • Sin protección de acreedores: ¿Tiene tu cónyuge deudas prematrimoniales? Si pagar esas facturas alguna vez se convierte en una lucha, los acreedores podrían destinar los fondos en una cuenta bancaria conjunta (incluido el efectivo que tú depositaste) a las deudas morosas de tu cónyuge.
  • Falta de privacidad: aunque la transparencia financiera es importante en un matrimonio, hay ocasiones en las que es posible que desees realizar compras discretas (como un regalo sorpresa). Las cuentas bancarias compartidas pueden dificultar estas situaciones.
  • Difícil de separar: en caso de divorcio, separar las finanzas puede ser más complicado cuando se combinan cuentas bancarias. Es demasiado fácil para una persona sacar los fondos de una cuenta bancaria conjunta y dejar a su ex cónyuge arruinado y con el corazón roto en el proceso.

Cómo combinar las finanzas

Si tú y tu pareja deciden que fusionar sus finanzas en cuentas bancarias conjuntas es la decisión correcta para tu situación, estos son algunos de los pasos básicos que quizás desee seguir.

Busca las cuentas adecuadas

Cómo combinar las finanzas
Cómo combinar las finanzas

Cuando decides compartir cuentas bancarias con tu cónyuge, es una buena oportunidad para comparar los diferentes tipos de cuentas de depósito disponibles en una variedad de bancos, bancos en línea y cooperativas de crédito. Mientras compara precios, puedes hacer una lista de las características y beneficios que más te importan a ti y a tu cónyuge en una institución financiera.

Por ejemplo, ustedes dos podrían priorizar encontrar un banco que ofrezca un bono en efectivo o en puntos al abrir una nueva cuenta. Por otro lado, podría concentrarse en encontrar un banco que ofrezca las mejores tasas en cuentas de ahorro de alto rendimiento, cuentas del mercado monetario o certificados de depósito para ayudarlo a alcanzar sus objetivos de ahorro. (Nota: no hay nada de malo en abrir cuentas en varias instituciones financieras para lograr su objetivo)

Abrir una nueva cuenta bancaria o tarjeta de crédito puede ser una excelente manera de obtener valiosos bonos de bienvenida y promociones. Sin embargo, en poco tiempo, es posible que se encuentre intentando mantenerse al día con varias cuentas bancarias y tarjetas de crédito cada mes.

Cambia los depósitos directos y las facturas recurrentes a la cuenta conjunta

Después de abrir su cuenta corriente conjunta, puede programar depósitos directos y facturas recurrentes para que salgan de la cuenta corriente compartida. Esto debería simplificar el proceso presupuestario en el futuro y podría facilitar la gestión de las finanzas conjuntas desde una única cuenta corriente.

Programa citas frecuentes para ganar dinero

Incluso después de combinar sus cuentas bancarias, tú y tu cónyuge pueden mantener tarjetas de crédito, cuentas de inversión, dinero en efectivo para gastos y más por separado. Por lo tanto, es importante establecer “fechas monetarias” periódicas para analizar sus objetivos financieros generales y el progreso que están logrando juntos hacia esos objetivos.

¿Cuándo mantener cuentas bancarias separadas?

La idea de que cada pareja tiene que combinar cuentas bancarias cuando se casa está obsoleta. Algunas parejas prosperan con cuentas bancarias completamente separadas. Otros prefieren un enfoque híbrido en el que ambos cónyuges mantienen sus propias cuentas corrientes y de ahorro y al mismo tiempo abren cuentas de depósito compartidas adicionales para dividir ciertas facturas y objetivos de ahorro conjuntos.

Si tú o tu cónyuge tienen deudas o ahorros prematrimoniales, podría tener sentido tener cuentas bancarias separadas después del matrimonio. Además, algunas parejas prefieren mantener la independencia financiera, especialmente aquellas que podrían haber experimentado una ruptura difícil en el pasado. Recuerda, incluso si tiene cuentas bancarias individuales, aún puede mantener la transparencia financiera con un socio confiable y programar conversaciones monetarias frecuentes para lograr objetivos financieros conjuntos como equipo.

No te vayas sin leer: ¿Cuánto dinero deberías ahorrar en CD?

Al final, debes elegir un acuerdo financiero con el que tanto tú como tu cónyuge se sientan cómodos. Ya sea que optes por combinar cuentas bancarias, mantener tus finanzas separadas o probar un enfoque intermedio, la comunicación abierta y honesta es clave cuando se trata de compartir tu vida financiera con otra persona.

Deja un comentario